Adiós Suecia

Después de todos los paisajes rurales y naturales y los atardeceres continuamente y bellamente sobrecogedores, sentimos que necesitamos una terapia de desintoxicación de toda la paz y pureza, así que vamos a la ciudad que está más cerca, Uppsala. Es una ciudad universitaria y es sábado, así que esperamos poder salir a cenar y ver a otros seres humanos en cantidades razonablemente grandes, quiero decir, por lo menos más de 1 ó 2 al mismo tiempo. A lo mejor hay música sonando en alguna parte, a lo mejor hay algún evento.

Uppsala no nos decepciona. La primera sorpresa es que encontramos un lugar para acampar al lado del río y bastante cerca del centro de la ciudad, que incluso ofrece electricidad y es totalmente gratis. Gracias Uppsala por tu hospitalidad. Nos quedamos dos días y disfrutamos de la ciudad a paso tranquilo.

Tal como queríamos, salimos a cenar, oímos música tocando y vemos a un montón de gente. la mayoría son estudiantes y muchos de ellos están definitivamente borrachos.  Parece que todo el mundo se lo pasa bien. El buen tiempo continua, así que todas las terrazas de cafés y restaurantes están abarrotadas, lo mismo que el parque a lo largo del río, donde grupos de gente disfrutan de barbacoas o pizzas y cervezas. Incluso hay un grupo de estudiantes jugando cerveza-pong. Pasando cerca de la ventana abierta de un restaurante oímos a un grupo de gente cantando en el banquete de una boda. Al lado hay un cine. ¡Wow! Un cine. Los estudiantes van en bici de un lado a otro, muchos de ellos claramente vestidos para triunfar en este sábado por la noche.

Como toda la ciudad ha pasado la noche de fiesta, Christian tiene toda la ciudad para él solo cuando se levanta temprano el domingo para hacer fotos en la luz de la mañana.

Nos gusta el pulso de la ciudad. Simple y agradable. De repente tomarse un café con hielo en una cafetería el domingo por la mañana se convierte en algo especial. Mirar escaparates.

El lunes dejamos nuestro oasis urbano y nos dirigimos a los dos pueblecitos que vamos a visitar en Suecia. Osterbybruk y Forsmark. Eran dos centros importantes de forja de acero y seguramente habrá algunos edificios interesantes.

Y así lo único que nos queda por hacer en Suecia de momento es esperar el ferry que nos llevará a las islas Aland. Usamos el tiempo de espera para pensar en nuestra experiencia en Suecia y las cosas que nos han llamado más la atención de la sociedad o la gente. Aquí presentamos

CHRISTIAN´S TOP 3

  1. Cortadores de césped automáticos. Ya contamos que todos los jardines en Suecia están extremadamente bien cuidados y durante un tiempo me preguntaba de dónde sacaban el tiempo para mantener el césped a exactamente 1.25 cm de alto. ¡Encontramos la respuesta en los cortadores de césped automáticos! Esas pequeñas criaturas se encuentran en cada esquina y felizmente ejecutan sus rondas cada día, zigzagueando aleatoriamente. ¿Qué puedo decir? Soy un aficionado de la tecnología y me gustan las máquinas inteligentes que sirven para beneficio de la humanidad – los cortadores de césped automáticos tenía que entrar en el top 3.
  1. Coches antiguos. No recuerdo haber visto nunca coches antiguos bien mantenidos en tan alta densidad en ningún otro país. Y lo bueno es que no están escondidos en garajes recogiendo polvo y oxidándose. No. Sus dueño los conducen con orgullo a diario. Difícilmente pasaba un día sin our el rugido de un motor de 8 cilindros. También digno de mención el alto número de Ford Mustang de distintas añadas.
  1. Gente sentada al sol. Parece obvio, porque el tiempo del mes de Mayo ha sido extraordinario, con temperaturas hasta los 30 C y sol desde la mañana hasta la noche. Pero los suecos toman cualquier oportunidad para sentarse a tomar el sol. Se entiende si es en tu jardín o uno de los incontables parques en la ciudad, pero lo hacen también simplemente al lado de la carretera o en los descansos de la autopista – En un plis plas sacan las sillas y el proceso de admiración al sol empieza. También hay que mencionar que no todos los sueños resisten bien el Sol y hemos visto unos cuantos tipo gambas durante nuestro viaje 🙂

ISABEL´S TOP 3

  1. Minigolf. ¡En todas partes! En cada ciudad, en cada pueblo, no importa lo remoto o pequeño que se, siempre hay una pista de minigolf y un grupo de gente jugando y tomándose algo. Increíble.
  1. Barbacoas. La gran mayoría de Parques Nacionales, parques de ciudad, playas y monumentos que hemos visitado tienen barbacoas instaladas para que la gente disfrute asando carne. Muchas tienen incluso leña o carbón que parecen estar disponibles para cualquiera que las quiera usar. Y si no hay barbacoas, la gente se lleva la suya portátil. Ahora mismo debe ser el buen tiempo que ha provocado esta fiebre por la barbacoa en todas partes.
  1. Lavabos públicos limpísimos. Puede que sea una cosa rara de mencionar, pero es que es increíble. Un buen número de lavabos públicos son comunes para hombres y mujeres. Aparte de eso probablemente el 95% de los que hemos utilizado, hans estado verdaderamente impecables. Eso refleja lo respetuosos que son los suecos con sus conciudadanos.